sábado, 27 de agosto de 2011

Conducir es fácil


Aquí dejo este post desde la ilusión de quien va a publicar su primer álbum! El título: "Conducir es fácil", la osada editorial "A buen paso", y el autor-ilustrador, pues aquí un servidor... Se trata de la tipografía de portada a plumilla, así como de unos coches que circularán por las guardas, y no quería dejar pasar la ocasión de enseñar esta maravilla de mini-imprenta que encontré en una tienda de matasellos (un producto descatalogado hace años, tanto es así, que creo que el dueño de la tienda se inventó el precio...) y que cuando lo ví sabía que era la tipografía que necesitaba para un manual de conducir tan serio y completo como éste. Con ella y poquito a poco están hechos los textos del interior del manual.
Un último e importante aviso: aquél que todavía no se haya sacado el carnet de conducir, que espere a primeros del año que viene y compre este útil manual, se ahorrará bastante dinero en las clases prácticas del autoescuela. Hacerse profesor de autoescuela ha dejado de ser una profesión con futuro... digan lo que digan los anuncios de la radio.

lunes, 8 de agosto de 2011

¿Ves a la mujer?

Esta es una plumilla en la que podéis ver un pez betta, (también llamado luchador de Siam), que es tan territorial que no permite que tengas dos en la pecera, lucharían por las hembras hasta quedar sólo uno.
Así que a éste en particular, he decidido darle una hembra para él solito, ¿la ves?



miércoles, 3 de agosto de 2011

Viva mi madre!!



Hoy, pensando y pensando en cómo pasa el tiempo, me he acordado de cuando tenía 18 añitos!!
¿Y qué hacía yo por aquel entonces?
Pues esto que veis en la foto, le dije a mi madre: "Mamá, que voy a pintar algo en la habitación", y cuando quiso entrar había una versión mural del cuadro de Dalí "Sueño causado por el vuelo de una abeja"... y a mi madre le pareció bien, así quedó hasta que se hicieron reformas y pasó el rodillo con plástica blanca por encima. Más tarde pinté también la pared de enfrente, pero como por aquellos entonces (1990) no había cámaras digitales, pues no conservo fotos.
Lo dicho, que viva mi madre que me dejó hacerlo! Y a los que sois (somos) padres, que un poquito de tolerancia con los niños si os salen con el vicio de pintar, que está bien..., que una pared sólo es eso, una pared.